sábado, 18 de abril de 2009

RELATOS DE LUZ Y SABIDURIA


«Los discípulos le preguntaron al maestro:

—¿Por qué siempre nos cuentas cuentos pero nunca nos explicas su significado?

Y el maestro les respondió:

—¿Les gustaría que alguien les ofreciera fruta y la masticara antes de dársela?»
El mono que salvó a un pez

—¿Qué demonios estás haciendo —le pregunté al mono cuando lo vi sacar un pez del agua y colocarlo en la rama de un árbol.

—Estoy salvándolo de morir ahogado —me contestó el mono.

Si nos ponemos a reflexionar sobre este pequeñísimo relato, seguramente encontraremos que nos habla acerca de las consecuencias de nuestras "buenas intenciones". Pero en un sentido más profundo, también podría indicarnos que es necesario comprender y respetar el hecho de que cada uno debe vivir según las reglas de su propia naturaleza, como en aquel conocido cuento de la rana y el escorpión que popularizó la película El juego de las lágrimas .
La rana y el escorpión

Cierta vez, un escorpión le pidió a una rana que lo llevara sobre su lomo hasta el otro lado de un arroyo.

—Si lo hago, me clavarás tu aguijón —dijo la rana atemorizada.

—Te aseguro que no —repuso el escorpión—. Si me cruzas al otro lado, te daré lo que más desees.

No del todo convencida, la rana aceptó el trato y comenzaron la travesía. Pero en el medio del arroyo, el escorpión clavó su aguijón en el lomo de la rana. Mientras ambos se hundían, la rana alcanzó a exclamar:

—¡Ahora, los dos moriremos! ¿Por qué has hecho esto?

Y el escorpión contestó:

—Está en mi naturaleza.
Los dos ratones

Dos ratones se cayeron en un balde de leche. Uno se asustó, y se ahogó. El otro nadó toda la noche en círculos y a la mañana siguiente pudo pararse sobre la manteca y salió del balde.

Este cuento habla del valor que cada quien tiene para rescatar su propia vida. Aunque esta versión haya sido tomada de la película Ceremonia secreta (2), de Joseph Losey, proviene de una estirpe muy antigua, de raíz hinduísta, en la que se emplea para señalar la lucha del alma por su purificación.

6 comentarios:

Sil dijo...

SUPER ALECCIONADORAS ESTAS ENTRADAS, AMIGO.

CON RESPECTO A TU VOTO, AMOR MÍO, EN ESTA VIDA, NO HAY INFIERNO QUE DURE CIEN AÑOS, Y PRONTO LAS LLAMAS TE VAN A CONSUMIR, PERO DE AMOR...PACIENCIA..PACIENCIA...
BESOS DE DULCE DE LECHE

AH Y GRACIAS POR VOTAR !!!!

LOLA dijo...

Genial!!Gracias por estar y por esta enseñanza .
Un beso

Annie dijo...

Nanoooooo

Muy buena la entrada, y con su permiso "voy a salir a buscar, voy a salir a pegar, vueltas y vueltas y vueltas en el aire" de su blog....

BESOS TOTALES

el oso dijo...

Hola Nano, gracias por tu visita y tu comentario en lo de Sil. Comienzo a mirar tus blos que están buenísimos.
Un abrazo

Zamora dijo...

Querido amigo nano, siempre es un placer tener cerca a alguien que te señala el camino y te otorga el privilegio de aprender y saber escucharte.El mundo esta lleno de bellas almas, seres de luz.
la de los ratones me parecio magistral , fue duro para el raton pero salio adelante.
un abrazo
Namaste

Jo Libud dijo...

Nano, muchas veces las películas nos dejan esas pequeñas historias que jamàs olvidamos. Recuerdo perfectamente la de El juego de las làgrimas. La película "Asesinos" tiene el del ave que vuela demasiado al norte y se congelan sus alas... dicho a Stallone por una rubia hermosa.
Y "Sérpico" la del rey feliz y la bruja envidiosa, narrado a Pacino por quien hacía de su esposa.
Estarìa bueno adjuntarlos a estos, si no los recuerdas te los hago llegar.
Un abrazo.